Un escritor, desesperado por que se tomara en consideración un guión cinematográfico suyo, sufrió el jueves una forma tajante de rechazo cuando la policía hizo explotar un maletín que según él contenía ese libreto, después de que un representante se negó a leerlo.

La extraña historia ocurrió en Beverly Hills, donde un hombre visitó la oficina de un agente literario y dejó un maletín que, dijo, contenía una computadora, informó el sargento de policía Brad Cornelius.

El hombre dejó instrucciones para que el maletín fuera entregado a alguien en el negocio del cine, según el sargento.

La persona que lo recibió le comentó a alguien más en la oficina: "este tipo ha estado acosándome para que lea su material", y agregó que no solicitó ni estaba interesado el maletín, dijo Cornelius.

Un guardia de seguridad llevó el maletín a un callejón, y una escuadrón antibombas fue enviado a investigar el paquete sospechoso.

Varios oficiales cerraron una manzana y desalojaron a decenas de personas de varios negocios sobre la cercana avenida Rodeo Drive y el bulevar Santa Mónica antes de detonar el portafolios, el cual no contenía explosivos.

La policía arrestó al hombre sospechoso de haber dejado el maletín y lo estaba interrogando. No fueron revelados de inmediato su nombre ni otros detalles.