El cineasta danés Lars von Trier aseguró hoy que "no dará más conferencias de prensa" tras el escándalo que provocó en el último Festival de Cannes al decir en la presentación de su película "Melancholia" que simpatizaba con Hitler.

En una entrevista publicada por el diario galo "Libération", Von Trier dijo que fue "estúpido" hacer esas declaraciones en esas circunstancias y que de ahora en adelante hará como el realizador estadounidense Terrence Malick y se "callará".

"Yo entiendo a Hitler, aunque comprendo que hizo cosas equivocadas, por supuesto. Solo estoy diciendo que entiendo al hombre, no es lo que llamaríamos un buen tipo, pero simpatizo un poco con él", espetó en Cannes el pasado 18 de mayo.

Al día siguiente la organización del Festival declaró al director "persona non grata", aunque su película continuó en competición e incluso su protagonista, la estadounidense Kirsten Dunst, recibió el premio a la mejor interpretación femenina.

"En el fondo me gusta ser 'persona non grata'. Es un papel romántico y solitario que me acerca a mis héroes. Creo que no hago nada para facilitarme la vida," aseguró el director a "Libération".

En la entrevista, no obstante, Von Trier volvió a disculparse y dijo que en la rueda de prensa se encontró "frente a 200 periodistas sin haber preparado nada" y tuvo "pánico".

"Dije cosas idiotas y me apena haber herido a la gente. Mi problema es que tengo una obsesión por los conflictos y no puedo evitar desencadenarlos", confesó el realizador.

"En Cannes toqué un tema tabú, y eso explica las reacciones violentas. Pero también quiero decir que lo políticamente correcto está matando al mundo. Si caemos en esta trampa, el pensamiento se empobrecerá. No deben existir temas prohibidos", agregó.

Preguntado por "Melancholia", recordó que al principio la había escrito para la española Penélope Cruz: "Construía el guión en mi cabeza pensando en ella. Cuando me reuní con Cruz, me inspiró esta palabra, "melancolía" y tuve ganas de tomar su melancolía. Aunque el filme se haya hecho sin ella, la inspiración está presente".

El cineasta también adelantó que su próximo proyecto plantea una película "radicalmente diferente" sobre una mujer que será rechazada "como un trasplante que no fue aceptado", pero no reveló más detalles al respecto.