La revista estadounidense de moda, cultura, y política "Vanity Fair", símbolo del 'glamour', creada en 1913, lleva casi dos décadas pidiendo a personalidades célebres que respondan a una treintena de preguntas sobre su vida, sus amores y sus obsesiones. Ahora un libro reúne estas entrevistas en español.

"Vanity Fair. Cuestionario Proust" es el título de este libro, que contiene además las caricaturas de cada entrevistado realizadas por Robert Risko y que publicará a finales de septiembre la editorial Nórdicas, en un cuidado volumen de tapa dura y con el formato de la revista.

Este tipo de cuestionario que empezó a hacer la revista en 1993 y que luego han repetido otras publicaciones por los interesantes datos personales que se obtienen del entrevistado, se denomina 'Proust' porque el escritor francés lo rellenó varias veces.

El cuestionario nació como un juego de salón parisino que servía de divertimento al círculo del escritor, como recuerda en el prólogo de este libro el que fuera editor de la revista durante años Craydon Carter.

Norman Mailer, Olivia de Havilland, Catherine Deneuve, Allen Ginsberg, Jane Fonda, Dennis Hopper, Jasper Johns, Kirk Douglas, Doris Day; Ellen Degeneres, David Bowie, Salman Rushdie, Martin Scorsese, Keith Richards, Carolina Herrera o Karl Lagergeld son algunos de los personajes que se han "desnudado" en estas conversaciones.

¿Cuál es su gran miedo? ¿Cuál es su mayor extravagancia? ¿Cuál es su gran pesar? ¿Qué es lo que más valora en sus amigos? ¿Cómo le gustaría morir? ¿Quién es su héroe preferido? ¿Cuándo o con quién fue más feliz? ¿Cuál considera que es su gran logro? o Si pudiera cambiar una única cosa de usted ¿qué elegiría? son algunas de las 30 preguntas del cuestionario.

Humor, descaro y momentos de franqueza absoluta se dan en estas respuestas, como la de Yoko Ono cuando le preguntan que quién es su héroe en la vida real y contesta simplemente "Yo". Pero otros no piensan igual y entre los héroes más admirados por los personajes destaca Mandela, que es citado en nueve ocasiones.

El diseñador Óscar de la Renta cita a Don Quijote como su héroe, al igual que lo hace Kirk Douglas, quien a la pregunta de qué es lo que menos le gusta de su aspecto responde: "Mi barbilla", una parte de su físico que se hizo famosa por su profundo hoyuelo.

La actriz Jean Fonda fue muy sincera y a la pregunta de qué querría cambiar contestó que su "incapacidad para tener una relación íntima duradera", y como lema favorito eligió: "Es mejor ser curiosa que interesante".

También la actriz estadounidense Joan Fontaine dio repuestas jugosas y consideró que la virtud más sobrevalorada es "la virginidad", algo en lo que están de acuerdo otros muchos entrevistados. Doris Day, a la pregunta de cuál es su gran pesar, dice: "La mayoría de mis matrimonios".

Otro de los cuestionarios "más ingeniosos", como lo denomina la revista, fue el realizado al actor y ex gobernador de California Arnold Scharzenegger, quien al preguntársele cuál era su mayor extravagancia admitió ser "una loca de los zapatos", y a cuál era su gran miedo respondió categórico: "Me aterroriza la depilación brasileña. Tuve una mala experiencia".

Uno de los temas más interesantes del cuestionario es el tema de la muerte: ¿Cómo lo gustaría morir?, y las respuestas son interesantes y variadas, pero también se cuelan algunas llenas de ironía y humor, como la de la actriz y escritora Carrie Fisher, que responde que "en casa y hasta arriba de morfina".

La respuesta más común a esta cuestión denota que a nadie le gustaría morirse; aunque Olivia de Havilland asegura que, si tiene que dejar este mundo, le gustaría hacerlo arrellanada en una 'chaiselongue', perfumada y ataviada con una bata de terciopelo y pendientes de perlas, con un copa de champán a su lado y tras haber encontrado la última palabra para su crucigrama.

Carmen Sigüenza