El Consejo Supremo de Antigüedades (CSA) de Egipto decidió hoy continuar con la restauración de la pirámide escalonada de Zoser, la más antigua de la historia, situada en Saqara, sureste de El Cairo, para protegerla de un posible derrumbe.

Según un comunicado del CSA, un comité de expertos y responsables de la zona de Saqara visitó hoy la pirámide para examinar su situación, después de que algunos medios de comunicación advirtieran ayer del peligro de que esta colosal tumba se desplome como consecuencia de la suspensión de las labores de restauración.

Tras la visita de este comité a la pirámide, el CSA decidió pedir a la compañía que se encargaba de la restauración, y que la abandonó por no haberle sido pagados sus honorarios, que reanude su trabajo mañana.

La restauración de ese lugar se lleva a cabo desde hace cuatro años y estaba en su última etapa, en la rehabilitación de la cubierta del templo, cuando fue interrumpida.

La pirámide fue construida como tumba del faraón Zoser (2.650 años a.C) por el arquitecto y médico Imhotep, en la zona de Saqara, cuya área monumental cubre una extensión de siete kilómetros cuadrados.

El secretario general del CSA, Mohamed abdel Maqsud, dijo que la situación de la pirámide de Zoser es estable y que, para hacer frente a la crisis financiera que afronta su departamento, se van a suspender proyectos de otros templos que no corran peligro.

También se van a ahorrar ciertos gastos del CSA para que sea posible el pago de las deudas contraídas por la institución, añadió Abdel Maqsud.

Este experto afirmó ayer a Efe que la falta de dinero se debe a que "después de la Revolución del 25 de Enero, la afluencia de turistas al país disminuyó seriamente y, por tanto, los ingresos de los sitios arqueológicos bajaron".