La obra "Degustación de Titus Andronicus", un espectáculo de La Fura dels Baus que aúna a Shakespeare con la alta cocina española del restaurante Mugaritz, está ahora en Buenos Aires para deleitar a los argentinos.

Pep Gatell, uno de los fundadores del grupo español y director artístico de la función, declaró hoy a Efe que su objetivo es ir más allá de los montajes habituales y "abrir la puerta a la gastronomía, juntarla con el teatro".

Gatell es el encargado de dirigir a los dieciocho miembros de la compañía -entre artistas y técnicos- que llevan adelante el espectáculo y a los ocho actores seleccionados como colaboradores en cada localización.

Con ese elenco, La Fura dels Baus cuenta la trágica historia de Titus Andronicus, un general que regresa a Roma tras su victoria contra los godos y deberá enfrentarse a un destino que le arrancará todo aquello que ama, y del que se acabará vengando con saña.

Recurrir a una obra de Shakespeare para realizar un espectáculo que rompe con lo tradicional era bastante arriesgado, por lo que la compañía contó con Salvador Oliva, uno de los mejores traductores del dramaturgo inglés al castellano y al catalán, para "sacar toda la poética retórica y dejar solo el relato pulido", explicó Gatell.

Una vez que tenía el guión preparado, La Fura se encargó de diseñar un montaje que recuperara dicha poética extraída del texto, recurriendo a "la banda sonora, la escenografía y las pantallas con vídeo", agregó el director artístico.

Y aquí es donde entra en escena la gastronomía. Porque el espectáculo no son solo imágenes y sonidos que se perciben de forma pasiva, sino también olores y sabores que llegan al espectador mientras este es libre de caminar a su antojo por la sala.

Durante el espectáculo, la gente puede degustar muestras gastronómicas relacionadas con la historia que se cuenta, y el clímax llega con el banquete antropófago final, en el que veintiocho espectadores suben al escenario y participan del ágape junto a los artistas.

El encargado de colaborar con la Fura en este aspecto es Mugaritz, el restaurante vasco de alta cocina y referencia internacional dirigido por Andoni Luis Aduriz, que enseguida aceptó la propuesta y se puso a trabajar en las texturas y sabores que representarían la tragedia de Titus Andronicus.

"Mugaritz tenía una particularidad muy interesante, y es que te creaba grandes impactos desde la delicadeza. También en su cocina trabaja mucho las contradicciones, tiene una sensibilidad que nos gusta", desveló Gatell.

Para no perder la excelencia gastronómica durante la gira, desde Mugaritz pidieron a La Fura que alguien de su casa acompañara al espectáculo, y el encargado de ello durante la etapa latinoamericana es el chef Joan Serra.

"Es una experiencia nueva, nunca en la vida me había planteado que estaría cocinando en un espectáculo ante 800 o 1000 personas, estoy muy contento de poder ofrecer al público los cinco sentidos", afirmó Serra.

Pero la experiencia gastronómica no se queda en el escenario. En Buenos Aires, La Fura se puso en contacto con cinco restaurantes a los que plantearon crear un "menú temático" sobre la obra, con el fin de "compartir una experiencia de creación", comentó Gatell.

Estos chefs fueron elegidos por su intención de "ir más allá de solo dar de comer, de alimentar no solo el estómago, sino la mente", y gracias a sus propuestas se puede profundizar en la vivencia culinaria del espectáculo, indicó.

"Degustación de Titus Andronicus" se representará desde hoy hasta el domingo próximo, día 7, en el Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires y continuará su periplo argentino durante todo el mes, mientras que para octubre está previsto el regreso a Latinoamérica.