El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, dejará por unos momentos el bastón de mando de la ciudad para dirigir una orquesta en la esperada ceremonia de reapertura del City Center, emulando a su predecesor Fiorello La Guardia, anunció hoy la institución.

Bloomberg tomará así la batuta de la orquesta "Encores!" durante la gala del próximo 23 de octubre, cuando el centro abrirá de nuevo sus puertas tras una renovación que ha costado 75 millones de dólares y dotará al recinto de una nueva marquesina y un mural audiovisual interactivo, entre otras mejoras.

"City Center ocupa un lugar especial en la vida de los neoyorquinos como el teatro popular que fundó La Guardia (...) Aquí han visto actuaciones de algunos de los artistas y compañías de danza más grandes del mundo", indicó en un comunicado el regidor.

Nueva York "se enorgullece del que será siendo una atracción cultural vibrante para las generaciones venideras", dijo Bloomberg en su comunicado.

Hasta el momento, el carismático y multimillonario alcalde nunca había destacado por sus habilidades musicales, y cuando hace un año se sentó al piano junto a la actriz Meryl Streep, no tocó por respeto al exigente público del auditorio del Lincoln Center, recordó el Wall Street Journal.

También se desconoce el tema que interpretará la orquesta del City Center bajo la batuta de Bloomberg.

En 1943 La Guardia eligió el himno nacional de Estados Unidos cuando dirigió a la Filarmónica de Nueva York para inaugurar este mismo teatro neoyorquino.

La gala de reapertura del complejo estará coordinada por Kathleen Marshall, ganadora de un premio Tony por su coreografía del musical de Broadway "Anything Goes".

City Center, construido originalmente como lugar de reunión para la masónica Orden de los Nobles del Santo Sepulcro, fue transformado en 1943 en un recinto dedicado a las artes interpretativas que goza de fama mundial.

La actual renovación busca modernizar las instalaciones sin estropear el patrimonio histórico del edificio antiguo, sobre todo el techo pintado del vestíbulo y la bóveda decorada con arabescos del auditorio.