La bailarina y coreógrafa cubana Alicia Alonso se mostró hoy encantada de regresar a la capital rusa, donde mañana recibirá un homenaje en la Sala Pequeña del mítico teatro Bolshói.

"Es como volver al corazón de una flor", dijo la prima ballerina assoluta y directora del Ballet Nacional de Cuba (BNC) en una rueda de prensa en la que la leyenda de la danza clásica hizo gala de su jovialidad y buen humor.

La Alonso compareció ante la prensa junto al bailarín y coreógrafo ruso Vladímir Vasíliev, con quien en el pasado compartió papeles estelares en ballets como "Giselle", y que mañana la acompañará en la gala "¡Viva Alicia!".

El programa del homenaje, que tendrá lugar en la Escena Pequeña debido a que las obras de reparación en el Bolshói aún no han terminado, incluirá la participación de ocho jóvenes figuras del BNC y una pareja del Bolshói, Svetlana Zajárova y Andréi Uvárov.

"Espero que en un futuro venga el Ballet Nacional de Cuba completo y el Bolshói completo vaya a Cuba. Es mi sueño", dijo Alonso, quien destacó la influencia de la escuela rusa en el ballet mundial.

En Rusia, dijo, "se hacían muchas acrobacias y los varones eran muy fuertes, levantaban a las mujeres y eso ha sido de mucha influencia en el baile de Cuba, en el baile de Estados Unidos y en el baile del mundo entero".

"Tengo toda la impresión de que ahora somos nosotros los que tenemos que aprender de la escuela cubana", dijo Vasíliev, exprimer bailarín y exdirector del Bolshói.

La Alonso, quien cumplió 90 años en diciembre del 2010, fue invitada por primera vez para bailar en Moscú en 1958.

La bailarina cubana comenzó a estudiar ballet a los nueve años. Siendo adolescente se casó con otro bailarín, Fernando Alonso, y ambos se mudaron a Nueva York, donde comenzó su carrera en la década de los 40 del siglo pasado.

Casi ciega por una enfermedad de la retina, bailó muchos de sus principales roles viendo sólo sombras.

"La influencia de su creación en el desarrollo de la danza clásica y en el perfeccionamiento de la técnica de interpretación de los artistas de ballet de diversos país es enorme", escribió Vasíliev de Alonso en el folleto editado especialmente para la gala de mañana.