El grupo de investigadores de espectroscopia Raman de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) investiga el que podría ser un nuevo óleo juvenil de Pablo Ruiz Picasso, un retrato de la hermana pequeña del pintor, y que es propiedad de una familia andaluza.

Según publica hoy el diario La Vanguardia, los primeros datos de la investigación indican que la pintura, provisionalmente titulada "La niña", podría ser un retrato de la hermana pequeña del famoso pintor, fallecida de difteria en 1895, y que se repintó por causas que se desconocen, lo que habría ocultado el trazo picassiano.

La propietaria del cuadro, una familia de la provincia de Málaga (en Andalucía, sur de España), decidió conocer si realmente era auténtica la obra y encargó un informe a la empresa Análisis Científico, Trazabilidad e Investigación de Obras de Arte (Actio), constituida como spin-off de la UPC hace dos años.

El proceso analítico empezó al someter el cuadro a la espectroscopia láser basada en el efecto Raman, nombre del físico indio que inventó esta técnica, y el diagnóstico fue rotundo: los pigmentos de azul, blanco de titanio y otros hallados eran de los años treinta del siglo XX.

En esa época, era imposible que Picasso hubiese pintado esa obra y con ese estilo, pero la sorpresa llegó al someter el cuadro a una reflectometría infrarroja y a varias catas, cuando se pudo apreciar que debajo de la pintura había otra, con importantes diferencias en el rostro de la niña retratada.

Los expertos propusieron entonces la restauración del cuadro que, previa aprobación del propietario, realizó la empresa Restaurart, y que fue nuevamente analizado por los expertos de Actio.

La nueva paleta de pigmentos hallada, publica hoy La Vanguardia, no deja lugar a dudas ya que todos eran de finales del siglo XIX o muy al principio del XX y coinciden con los que Picasso utilizó en sus primeras pinturas.

Ahora falta datar el cuadro por los expertos picassianos, que deberán confirmar el hallazgo y la paternidad definitiva de la obra, si bien el equipo de la UPC cree que Picasso pintó "La niña" a partir de los recuerdos propios del pintor de su hermana ya fallecida, de otros dibujos conocidos y quizás de algún croquis para un cuadro que ya tenía previsto.