Andrew Fletcher, teclista y miembro fundador de Depeche Mode, coquetea con el sueño de la jubilación de la banda tras treinta años de éxitos. "Me gusta pensar que nos podremos retirar después de un par de discos más", confiesa el músico, quien avanza que el primero podría estar listo en abril.

En declaraciones a Efe con motivo del nuevo recopilatorio de su grupo, "Remixes 2: 81-11", que se publica el próximo martes, adelanta que ya están pensando en la continuación de "Sounds of the Universe" (2009), su anterior disco de estudio, aunque no existe aún una dirección de trabajo concreta.

"Martin (Gore) ha empezado a escribir canciones e igual Dave (Gahan). No somos una banda que siga un rumbo predefinido, sino que vamos al estudio y captamos la atmósfera que encontramos", cuenta Fletcher, quien calcula que, si entran a grabarlo tras el verano, podría estar listo para la primavera de 2012.

"No nos quedan tantos discos por hacer", advierte este músico, que ha vendido 75 millones de copias con Depeche Mode, según su discográfica EMI, y que se convierte en la excepción que confirma la regla, al reconocer que no le gustaría seguir en el candelero "tanto tiempo como los Rolling Stones".

Al respecto, bromea con que ya son "hombres viejos" para hacer frente al largo proceso de hacer un álbum y salir de gira, para poder volver con la familia.

Hasta que todos esos planes se materialicen, sus seguidores podrán disfrutar en unos días del segundo disco de remezclas de esta mítica banda, "Remixes 2: 81-11", que más que una continuación, constituye una ampliación de "Remixes 81-04", con material nuevo.

Entre las colaboraciones inéditas, que se unen a otras ya "clásicas" de sus temas a cargo de M83, UNKLE, Trentemøller o François Kervorkian, se encuentran los trabajos de Stargate y Röyksopp, entre otros.

Fletcher destaca además el remix de Eric Prydz -"fantástico, muy poderoso", dice- y también la versión de "Personal Jesus" que realiza Alex Metric.

Más colaboraciones importantes del disco son las de dos ex miembros de Depeche Mode: Vince Clarke, autor del célebre "Just can't get enough", que dejó al grupo tras su primer disco en 1981; y su sucesor, Alan Wilder, que se marchó en 1995.

"Vince trabajaba con Martin en un álbum y Alan subió al escenario con nosotros para hacer un tema durante un concierto. Mantuvimos el contacto y pensamos que podría ser buena idea que hicieran una de las remezclas del último álbum", cuenta sobre el origen de la colaboración.

Sobre la posibilidad de que ese reencuentro signifique algo más, Fletcher afirma: "Estamos muy felices así. No digo que no trabajaremos con ellos más en el futuro, pero no uniéndose a la banda".

El teclista, quien se ha implicado vivamente en la preparación de este disco junto a Martin Gore y que, desde hace años, ha probado a sentarse él mismo tras la mesa de DJ, considera que el campo de la música electrónica es "uno de los más interesantes y de los que más han evolucionado en los últimos años".

Ahora bien, pese a que el nuevo álbum de remezclas llega apenas siete años después del anterior, con solo dos discos de estudio entre medias, descarta que vaya a haber un tercero. "Creo que la calidad bajaría si lanzáramos más", apunta.

Aparte de los citados "Personal Jesus" y "Just can't get enough", la carrera de estos británicos ha estado trufada de éxitos, como "Dream on" o "Enjoy the Silence".

"Ha sido un sueño. Treinta años y seguimos siendo muy populares. Johnny Cash, uno de nuestros ídolos, incluso hizo una versión de 'Personal Jesus'", celebra Fletcher, quien a pesar de todo rechaza la categoría de "superestrellas".

"Somos personas normales, que vamos a los bares, al cine...", afirma este músico, uno de los primeros en dignificar la música electrónica y los sintetizadores, que tanto han influido a bandas de todas las épocas, incluidos los jóvenes y exitosos Hurts.

A Fletcher le gusta Hurts, "una gran banda de pop", dice, y añade que le parecería fantástico coincidir con ellos en algún tour.

Javier Herrero