La Semana de la Moda de Río de Janeiro comenzó hoy con una clara apuesta por las formas geométricas inspiradas en el movimiento del Art Deco y con creaciones que evocan la calidez del verano carioca.

La diseñadora brasileña Alessa abrió los desfiles del "Fashion Rio" de cara al verano austral con una recuperación de colores vibrantes y una propuesta sofisticada en la que predomina el brillo.

La artista inspiró su colección "Reliquias" en los objetos, preciosidades y antigüedades que ha acumulado durante sus viajes.

En sus creaciones, Alessa empleó el estilo del "horror vacui" con irreverentes tocados rematados con flores elaboradas a partir de material reciclado que combina con su genialidad y creatividad.

Con un clima colorido, la estilista se inspiró en la transparencia para presentar vestidos estampados y poco adherentes confeccionados con tejidos nobles en los que predominan formas geométricas.

La diseñadora Esther Bauman, en cambio, recuperó el estilo del Art Deco con prendas sencillas, modelos triangulares y con forma de trapecio a los que imprime una fuerte influencia parisina.

Los bordados en la colección de Bauman sobresalieron en su desfile "Acquastudio", en el que destacó una gama de colores suaves que evocaba las obras del pintor holandés Mondrian.

Los accesorios que presentó la estilista dieron a su trabajo un carácter mitológico que combinaba con los perfectos bordados diseñados por la artista.

Con ambivalencia temporal, Bauman acuñó un estilo basado en el rigor de la geometría y en el que el cubismo transmite el predominio de líneas rectas con trazados rectangulares.

La tonalidad cristalina entremezclada con la sobriedad del corte de los vestidos sobresalió en el desfile de Bauman, en un claro guiño al carácter pacífico y al cálido clima de la ciudad carioca.

Esta nueva edición de la Semana de la Moda de Río de Janeiro, que se celebrará hasta el sábado próximo, se inició hoy con el deseo de exportar la personalidad, el arte y el diseño de las tendencias brasileñas.

La jornada inaugural incluye además desfiles de Melk Z-Da, Patachou y 2nd Floor.

En este evento, concebido igualmente como una oportunidad de negocio para el sector, se han invertido unos 11,3 millones de dólares y los organizadores calculan que cerca de 90.000 personas participarán en los seis días de desfiles que se celebran en la zona portuaria de Río de Janeiro.