El director de orquesta español Rafael Frühbeck de Burgos calificó hoy al sistema de orquestas venezolano como "impresionante" y aseguró que las agrupaciones sinfónicas juveniles "son tan buenas como las de Europa".

"El Sistema es una obra musical impresionante y no solo en el aspecto musical, también es la labor social que hacen, sacan a estos chicos de las favelas y los convierten en grandes músicos", dijo el director a Efe, tras dirigir anoche en Caracas a las orquestas Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar y la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de Venezuela.

Frühbeck, director titular y artístico de la Filarmónica de Dresde (Alemania), fue invitado al país caribeño por el músico y compositor José Antonio Abreu, fundador del Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela.

"Ha sido una experiencia fantástica estar aquí, el teatro estuvo siempre lleno, fue un exitazo y además muy emotivo", contó Frühbeck a Efe, quien aseguró haber observado al público llorando de emoción.

"Estos chicos jovencitos tocan con un virtuosismo impresionante, tocaron el tercer movimiento de la Novena de Beethoven como cualquiera de las mejores orquestas de Europa o quizá mejores", dijo el maestro de la batuta.

El director aseguró que volverá a Venezuela muy pronto, pues Abreu y otros músicos lo han invitado nuevamente.

"Yo tengo 77 años y hago 110 conciertos al año, así que tengo que planificar esta nueva visita y ya informaremos en su momento cuándo serán los nuevos conciertos", indicó Frühbeck, que agregó que cuando regrese a Venezuela ofrecerá "una sorpresa" pues ya acordó con el director del Sistema "hacer algo muy bueno".

Añadió que este modelo de educación musical pudiera ser copiado en otros países, aunque aclaró que la nación que lo intente "debe encontrar a un Abreu que lo haga y que sea tan dedicado e incansable como él", pues "hay que dedicar años para que surja algo tan grande como esto".

El Sistema, como se conoce a este programa de educación musical ganador del Premio Príncipe de Asturias en 2008, integra a unos 300.000 jóvenes, en su mayoría de estrato social bajo.