Las obras de ocho artistas latinoamericanos alcanzaron hoy precios de récord en una subasta organizada por Christie's en Nueva York, donde destacó el más de un millón de dólares que se pagó por una pintura del mexicano Miguel Covarrubias.

Durante la velada también se pusieron a la venta siete obras de Fernando Botero (Colombia, 1932), como "Woman in Front of a Mirror" y "Homage to Bonnard", que se adjudicaron por 602.500 dólares cada una, y "Standing Woman" (290.500 dólares), aunque las cuatro restantes no hallaron comprador pese a ser algunas de las piezas más atractivas de la puja.

La obra que más atención atrajo fue una pintura de Covarrubias (1904-1957) que se adjudicó por más de un millón de dólares, lo que la convierte en la obra del artista mexicano más cara jamás vendida en una subasta.

"Ofrecimiento de frutas al templo", realizada en 1932, se adquirió a un precio de martillo de 850.000 dólares, aunque, una vez incluidas las correspondientes comisiones, su precio final quedó en 1.022.500 dólares, entre tres y cuatro veces más de que lo que habían calculado los expertos de Christie's.

En esta velada de récords también se alcanzó un máximo histórico para una obra sin título del también mexicano Ricardo Martínez (1918-2009) realizada en 1956 y que se vendió por un precio final de 146.500 dólares.

Lo mismo ocurrió con la obra del ecuatoriano Oswaldo Guayasamín (1919-1999) "Quito en rojo", vendida por 314.500 dólares; con la del cubano Julio Larraz (1944) "Bingham at Noon", adquirida por 326.500, y con la del costarricense Jorge Jiménez Deredia (1954) "Genésis recuerdo profundo", comprada por 86.500.

Otros récords de la noche -siempre según los datos facilitados por Christie's- fueron los logrados con la venta de "Paclla Pampa (Campo Desolado)" del peruano Fernando de Szyszlo (1925) por 182.500 dólares; de "Paisaje constructivista de Montevideo" (1957) del uruguayo Julio Alpuy (1919-2009) por 110.500 dólares, y de uno sin título del argentino Ernesto Deira (1928-1986) por 82.000 dólares.

En la primera parte de una puja que continuará el viernes y que el responsable de arte latinoamericano de Christie's, Virgilio Garza, calificó de "extraordinaria" por "representar muy bien la dinámica y la riqueza del arte latinoamericano", se pusieron también a la venta destacadas obras del chileno Matta (1911-2002), como "Regard du germe", que fue adquirida por 710.500 dólares.

Varias fueron también las obras del mexicano Rufino Tamayo (1899-1991) que se vendieron hoy en Nueva York, con precios que alcanzan los 470.500 dólares en el caso de "Manos arriba" o los 362.500 dólares de "Hombre con esfera".

También atrajo la atención de los compradores la pintura del cubano Wilfredo Lam (1902-1982) "Femme Peignant ses Cheveux", que fue adquirida por 662.500 dólares, así como la del venezolano Jesús Rafael Soto (1923-2005) "Virtual cobalto sobre el rombo", que alcanzó los 266.500.

Una de las piezas más caras de la noche fue "Sonhos do carnaval" del brasileño Emiliano di Cavalcanti (1897-1976) al venderse por 782.500, al tiempo que por 482.500 dólares se adjudicó tanto "J'arrive" de Wifredo Lam, como "Berber Still Life", del chileno Claudio Bravo.

Obras del uruguayo Joaquín Torres-García (1874-1949), el mexicano David Alfaro Siqueiros (1896-1974) y el nicaragüense Armando Morales (1927) también superaron los 300.000 dólares en una venta que tuvo lugar después de que el miércoles Sotheby's celebrara otra también en Nueva York en la que adjudicó piezas de arte latinoamericano por 21,67 millones de dólares.

Sólo de Fernando Botero se adjudicaron el miércoles obras por 7,45 millones de dólares, según los datos facilitados por la propia casa de subastas.