La senadora Lucía Topolansky, primera dama de Uruguay, el expresidente Jorge Batlle y Macarena Gelman, la nieta del poeta argentino Juan Gelman, son algunos de los uruguayos que participaron ya en un maratón de lectura de El Quijote que comenzó hoy en Montevideo y seguirá hasta el viernes por la mañana.

"Este tipo de iniciativas promueve la lectura, que siempre es muy importante y mucho más en las etapas de formación", destacó a Efe la senadora Topolansky, esposa del presidente José Mujica, tras dialogar con varios de los escolares presentes.

La lectura, que se lleva a cabo durante 24 horas en un auditorio del Servicio Oficial de Difusión Radiotelevisión y Espectáculos (SODRE) en Montevideo, es una iniciativa de la Embajada de España que se inscribe en la conmemoración del Día Internacional del Libro (23 de abril).

Una de las emisoras de radio del SODRE retransmite la lectura para todo el país.

Los primeros lectores fueron dos alumnos de escuelas públicas, a los que siguieron ciudadanos de a pie y personajes de la vida pública como Batlle, que fue presidente de 2000 a 2005, la senadora Topolansky y Macarena Gelman, cuyos padres fueron asesinados durante las dictaduras de Uruguay y Argentina y ella no supo su verdadera identidad hasta el año 2000.

"Trasladamos a Montevideo el maratón de lectura de El Quijote que anualmente se realiza en España y estamos muy contentos con la respuesta que hemos tenido", dijo la embajadora española en Uruguay, Aurora Díaz-Rato, en declaraciones a Efe.

La diplomática agregó se trata de "una contribución a los festejos del Bicentenario de Uruguay".

En la lista de voluntarios para leer la obra cumbre de Miguel de Cervantes están la viceministra de Educación y Cultura, María Simón, el director de Cultura, Hugo Achugar, y la diputada opositora Beatriz Argimón además de actores, artistas y figuras de la televisión, entre otros.

Como parte de la "universalización" de El Quijote algunos de los fragmentos de la obra se leen traducidos al catalán, gallego, hebreo, portugués, francés, guaraní y checo, destacaron a Efe fuentes de la organización.

También hay personas invidentes que leerán en braille.

En declaraciones a Efe, Topolansky dijo que El Quijote es uno de los libros que permanece en su biblioteca. "Otros los leo y los paso porque es importante que lleguen a la mayor cantidad de gente posible", afirmó.

"Para estar a tono" con el Bicentenario del movimiento de independencia de Uruguay, la esposa del presidente Mujica actualmente está leyendo "Los amores cimarrones de Artigas", sobre el libertador José Gervasio Artigas.

Además, señaló que el presidente Mujica "está muy contento" porque el pasado 20 de mayo, cuando cumplió 76 años, "recibió de regalo un libro de José Bergamín del que Pepe (como se le conoce a Mujica) fue alumno cuando estuvo exiliado en Uruguay".

Bergamín, escritor y poeta, se exilió en Montevideo tras la guerra civil española y se ganó la vida dando clases antes de regresar a España.