Los rockeros estadounidenses Mötley Crüe, que cumplen este año tres décadas de carrera sobre los escenarios, afirmaron hoy que no añoran el pasado y que cada vez sus presentaciones son "más locas".

"No extraño nada del pasado, nuestros espectáculos son cada vez más grandes y más salvajes", dijo el vocalista Vince Neil, parapetado tras unas gafas oscuras, en una lacónica y breve rueda de prensa previa a su concierto esta noche en la capital mexicana.

La banda demoró un buen rato su salida y apenas compareció un cuarto de hora, y aunque sus miembros se mostraron amables también fueron poco comunicativos.

De hecho, agregó el cantante, en junio esperan ofrecer uno de sus más grandes conciertos, aunque no especificó más allá.

"Los seguidores latinoamericanos también están muy locos", se congratuló Neil sobre la entrega de los aficionados de la región. "En Argentina, ninguna de las 60.000 personas que fue a vernos se movió pese a que llovía mucho", ilustró.

El bajista Nikki Sixx no recordaba el incidente que provocó en México en 2000, cuando golpeó a un fan en plena actuación, o al menos así lo manifestó. "Seguro que se lo merecía", apostilló.

El grupo, que ha sufrido diversos cambios de alineación a lo largo de su historia y un parón de unos años, mostró su satisfacción por el hecho de seguir haciendo música juntos.

Con 80 millones de discos vendidos en todo el mundo, Mötley Crüe sigue contando con una amplia base de seguidores y hoy se presentará en el Palacio de los Deportes capitalino, con capacidad para 18.000 fanáticos. En los próximos días tocará en Guadalajara (oeste) y Monterrey (norte).