Michael C. Hall, que da vida al asesino en serie Dexter para la televisión, cree que al igual que su personaje en la ficción, "todos tenemos un lado oscuro y negarlo puede ser perjudicial", asegura en una entrevista con Efe.

Para el actor, "admitir nuestras sombras, examinarlas y sacarlas a la luz, es una fuente de vitalidad para toda persona y si esto no se hace, se puede volver contra nosotros".

En esta ficción de la cadena Showtime y de la que el canal Foxcrime emite actualmente en España la cuarta y quinta temporadas, es una creación de James Manos Jr. a partir de una novela de Jeff Lindsay, y está protagonizada también por Jennifer Carpenter, David Zayas, Desmond Harrington, C. S. Lee y Lauren Vélez.

Michael C. Hall, conocido también por la serie de televisión "A dos metros bajo tierra", es Dexter, un forense de la policía, quien, sirviéndose de su oculta condición de psicópata, ejecuta por cuenta propia a asesinos que han conseguido escapar de la ley.

Un personaje a partir del cual le resulta inevitable plantearse todo tipo de cuestiones morales y éticas, sobre las cuales, C. Hall prefiere discutir lo menos posible e invita a que lo hagan los demás.

No obstante, al actor le agrada sobremanera, dice, que "un personaje tan complejo genere esta clase de preguntas acerca del comportamiento humano, sobre aquello que está bien y lo que está mal".

En este sentido, el actor afirma que Dexter no es en absoluto alguien sencillo al que "pueda definirse en términos de blanco o negro, sino que su posición moral está más cerca del gris".

El intérprete insiste en este color, que es donde cree que se sitúa la serie, la cual, entre otros asuntos, le ha enseñado a entender lo "relativo" de las cosas.

Y es que, C. Hall piensa que para lanzar cualquier afirmación de tipo moral, "hay que tener en cuenta todas las circunstancias".

Asimismo, y aunque probablemente no aceptaría conductas similares en su vida real, sí que muestra "respeto" por el modo de actuar de Dexter, quien nunca se sale del código moral que rige sus actos.

Esa pauta de comportamiento a la que se refiere se conoce en la serie como "código Harry", y consiste en un conjunto de normas que organizan su vida y, según las cuales, Dexter nunca debe saciar su sed de sangre con personas inocentes.

Igualmente, el actor cree lógico que "algunos vean a Dexter como un superhéroe, aunque el personaje probablemente no se ve a sí mismo como tal". No obstante, sí que admite esta calificación en la medida en que es "alguien que se toma la justicia por su mano y juzga a aquellos que no están dentro de sus convicciones".

En otro orden de cosas, C.Hall admite que está más cómodo en las series que en el cine. Así, opina que "ahora mismo la televisión da mucho apoyo a la creatividad; es un medio que está viviendo un gran momento" y le "gusta formar parte de él".

El actor insiste en que, en contraposición con Hollywood, "la televisión ofrece más oportunidades a los escritores y creadores para visiones artísticas originales". Gracias a esto, considera que los actores "ven más riqueza en el material televisivo, y las decisiones creativas están mucho más cerca de los autores".

Michael C. Hall tiene pendiente el estreno en septiembre en Estados Unidos de la sexta temporada de "Dexter" y recientemente ha participado, señala, en "dos películas pequeñas de corte independiente", como son "Peep World" y "East Fifth Bliss".