El maratonista Dean Karnazes alcanzó su meta el martes, completando una carrera extraordinaria que lo llevó de la costa oeste a la costa este a través de Estados Unidos.

El público del programa "Live! With Regis and Kelly" pudo ver cuando Karnazes llegó su estudio en Manhattan, a más de dos meses de partir de Disneyland en California el 25 de febrero.

Acompañado por un grupo de corredores en la parte final de su odisea por el país, Karnazes corrió por Columbus Avenue ondeando una bandera estadounidense y dio vuelta a la izquierda en la calle 67. Se detuvo un momento con una banda musical de secundaria y un grupo de espectadores que le lanzaba confeti. Después pasó por la alfombra roja en la entrada del estudio mientras su esposa Julie y su hijo de 13 años Nick sostenían la cinta que marcaba su ansiada meta.

Abrazó a los conductores Regis Philbin y Kelly Ripa para celebrar con la audiencia en el estudio. También instó a todos a luchar por sus sueños como lo ha hecho él.

"Estar parado aquí ha sido mi sueño durante 75 días", dijo con una gran sonrisa. "¡Que Dios bendiga a Estados Unidos! ¡Vamos gente!".

Karnazes, de 48 años, formó un equipo con "Live" para cruzar Estados Unidos corriendo y ha promovido el ejercicio para los estadounidenses y en particular para los jóvenes. Durante su travesía el programa transmitía actualizaciones de su progreso en una ruta que cubrió casi 4.827 kilómetros (3.000 millas) y lo llevó por 16 estados y el Distrito de Columbia.

Otras cifras destacadas de su peregrinación son los 64 a 80 kilómetros (40 a 50 millas) que corrió diariamente en lapsos de ocho a 15 horas. Los más de 50 pares de zapatos que se acabó y los 177.865 dólares que recaudó durante 12 carreras de cinco kilómetros, que encabezó a beneficio de la organización no lucrativa Action for Healthy Kids. La organización combate la obesidad y la desnutrición infantil.

Momentos después de que terminara la transmisión en vivo de "Live", Karnazes descansó un poco en una sala donde tomó su primer trago de agua tras su megamaratón.

"Correr 4.827 kilómetros (3.000 millas) no lo dice todo", dijo al tratar de resumir su experiencia. "Las condiciones climáticas, las montañas, el desierto, fue bastante intenso".

Para él el mejor momento de la carrera fue "llegar al estudio, llegar aquí y ver a mi familia y saber que lo logré. Tantos días me preguntaba: ¿lo puedo hacer?".

En cambio el primer momento de la carrera llegó pronto.

"Al final del primer día", dijo Karnazes. "Estaba devastado, pensé, cómo haré los otros 74 días. Había sido muy fácil hablar de ello, pero tras el primer día fue como un golpe: la enormidad de lo que íbamos a comenzar. Entonces me dije: 'Levántate por la mañana y haz tu mejor intento. Quizá no lo logres, pero tienes el compromiso de intentarlo con todas tus fuerzas'''.

___

En internet:

"Live!" Run Across America: http://tinyurl.com/4lt8e6m