El parque Madison Square, en el corazón de la isla neoyorquina de Manhattan, acoge desde hoy la escultura "Echo", una figura del artista español Jaume Plensa que mide trece metros de alto y representa la cabeza de una niña dormida.

La obra, elaborada con fibra de vidrio blanca, hace referencia al mito de la ninfa Eco, que fue castigada a carecer de voz y a repetir las palabras de otros, indicó el artista en un comunicado.

El proyecto de Plensa funciona como "un espejo en el que la gente puede ver su propia imagen" y con el que su autor pretende "incorporar la quietud y la serenidad" al parque, para transformarlo así "en un sitio para descansar y soñar".

El trabajo está inspirado en la presencia de una niña de 9 años, hija del propietario de un restaurante cercano a la casa de Plensa en Barcelona (España), y su envergadura está relacionada con el hecho de que, según la mitología griega, Eco era una ninfa de la montaña.

La escultura se podrá contemplar hasta el 14 de agosto de este año en la zona central del jardín, situado en un lugar privilegiado de Nueva York, muy cerca del edificio Flatiron y con vistas al Empire State.

"Este gran trabajo artístico de Jaume Plensa nos ayuda a ver el parque de Madison Square, uno de los estupendos espacios públicos de Nueva York, con una mirada nueva", dijo en el mismo comunicado la responsable de asuntos culturales para la ciudad, Kate Levin.

"Echo" es la primera obra de arte público de Plensa que se muestra en la Gran Manzana, pero sus trabajos, que suelen ser de gran tamaño y estar diseñados para espacios concretos, ya forman parte de los paisajes de ciudades como Chicago, Madrid o Jerusalén.