La Feria de Turismo de Londres, una de las grandes citas anuales de esta industria, abrió hoy marcada por la crisis global que amenaza importantes ingresos económicos de muchos países.

La llamada World Travel Market (WTM), que atrae a operadores turísticos de todo el mundo y es visitada por más de 40.000 personas, celebra hasta el jueves su trigésima segunda edición en el centro de exposiciones y conferencias de Excell, al sur de Londres.

En esta ocasión, los príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, estarán al mediodía de hoy (12.00 GMT) en el Pabellón de Tourespaña y harán un recorrido por los estands de las comunidades autónomas de Canarias, Baleares, Andalucía, Cataluña y Valencia.

Además, el heredero de la Corona española y su esposa tendrán un encuentro en el restaurante Plateau, en la zona de Canary Wharf (sureste de Londres), con turoperadores británicos que tienen representación en el mercado español.

Esta 32 edición del WTM se celebra en medio de una crisis financiera global y tras la llamada Primavera Árabe, que ha afectado el turismo en países como Egipto y Túnez, que buscarán esta semana atraer el interés de los turoperadores teniendo en cuenta que muchos de los ingresos de esos países dependen del turismo.

En el caso del pabellón de Egipto, el eslogan es "Bienvenido al país de la revolución pacífica", una forma de enviar un mensaje de tranquilidad para que regresen los turistas.

La presidenta del WTM, Fiona Jeffery, dijo hoy que la rapidez con que estos países han puesto en marcha sus campañas de promoción turística "demuestra la importancia de las nuevas democracias en Egipto y Túnez" para asegurarse un bienestar económico.

"El turismo puede ayudar a construir las nuevas democracias de estos países y tiene la posibilidad de hacerlo en todos los países de la Primavera Árabe", agregó Jeffery.

Mientras, un informe divulgado hoy por la feria señala que los británicos se tomarán menos vacaciones a lo largo del año desde ahora hasta 2015, lo que supondrá una caída de un 2 por ciento anual.

Se estima que los países preferidos por los británicos para irse de vacaciones son Egipto, China, Rusia y Estados Unidos.