El Grupo Chrysler informó hoy que consiguió unos beneficios de 212 millones de dólares durante el tercer trimestre de 2011, el segundo periodo en que consigue beneficios desde la bancarrota y rescate público de 2009.

Los ingresos del fabricante de automóviles en este periodo ascendieron a un 19 %, hasta los 13.100 millones de dólares, frente al tercer trimestre de 2010.

Con estos datos, Chrysler reduce sus pérdidas en los primeros nueve meses del año a 42 millones de dólares, un 85 % menos que en el mismo periodo de 2010.

El pasado trimestre, el gigante automovilístico con sede en Detroit, había presentado unas pérdidas de 370 millones de dólares, que achacó al pago de la deuda acumulada.

Sus ventas a nivel mundial se elevaron un 24 % hasta alcanzar las las 496.000 unidades.

La cuota de mercado de la compañía en EE.UU. subió del 9,6 % al 11,4 %, mientras que en el mercado canadiense se amplió del 12,8 % al 14,5 %.

Los buenos resultados, y la mejora de las perspectivas en el mercado estadounidense, han hecho que Chrysler eleve sus previsiones de beneficios para 2011 a los 600 millones de dólares, frente al rango de entre 200 y 500 millones planteado a comienzos de año.

"Chrysler alcanzó un aumento de ventas y positivos resultados financieros, en línea con el plan acordado en 2009 (...) Esta empresa continúa totalmente concentrada en un buen rendimiento financiero y en fabricar vehículos excepcionales aprovechando su alianza con Fiat", afirmó Sergio Marchionne, presidente de Chrysler.

El fabricante estadounidense fue salvado de la quiebra en 2009, después de que la recesión en la que entró el país a raíz de la crisis financiera del 2008 hundiese las ventas de automóviles, por parte del Tesoro de EE.UU. y la compañía italiana Fiat, que controla ahora el 52% de la empresa.

Los resultados positivos coinciden con la aprobación ayer del nuevo convenio colectivo de cuatro años por parte de los 26.000 trabajadores de Chrysler representados por el Sindicato de Trabajadores del Automóvil (UAW, por su sigla en inglés).