Puerto Rico se recupera lentamente hoy de los efectos de "Irene", el primer huracán de la temporada de ciclones del Atlántico, que dejó inundaciones, cortes de carretera y cientos de miles de personas sin electricidad a su paso por la isla, especialmente en la zona este.

Vientos sostenidos de hasta 75 kilómetros a la hora y precipitaciones máximas de 10 pulgadas de lluvia en la localidad de Naguabo y otras siete en la isla municipio de Vieques (costa este), provocaron que cerca de 900.000 personas se quedaran sin electricidad, carreteras intransitables y el desborde de ríos.

Los daños ocasionados por el paso "Irene" incluyen la caída de árboles y tendido eléctrico, derrumbes, corrimientos de tierra y diez carreteras principales cerradas al tránsito.

Además, se informó de dos incendios, en el residencial La Ceiba, en Juncos, y en Villa Alegre, en Gurabo, aunque no hay constancia de que el paso de "Irene" se haya cobrado vidas humanas.

"Irene" es un ciclón de categoría uno, la mínima en la escala de intensidad Saffir-Simpson de un máximo de cinco, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, con sede en Miami.

El portavoz de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Carlos Monroig, indicó que a mitad de la mañana había todavía 757.000 abonados sin servicio de electricidad, aunque se espera que durante el transcurso del día se restablezca la situación.

La fuerza del viento y las abundantes lluvias provocaron que 770 personas acudieran durante la noche a refugios del Gobierno repartidos por toda la isla.

El Servicio Nacional de Meteorología (SNM) local mantiene, a pesar de la relativa calma, un aviso de inundaciones repentinas hasta horas de la tarde para los municipios del norte y este de Arroyo, Caguas, Juncos, San Lorenzo, Trujillo Alto, Canóvanas, Carolina, Ceiba, Fajardo, Gurabo, Humacao, Las Piedras, Loíza, Luquillo, Maunabo, Naguabo, Patillas, Río Grande y Yabucoa.

La localidad de Fajardo, una de las principales de la zona este, fue de las más castigadas, con derrumbes, carreteras inundadas y varias viviendas dañadas que tuvieron que recibir la ayuda de personal de Manejo de Emergencias municipal.

Las secuelas del paso de "Irene" por Puerto Rico han supuesto además un total de 104.000 clientes de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados(AAA) sin servicio de agua.

El Aeropuerto de San Juan se espera que recupere operaciones a lo largo de la tarde, mientras que los puertos permanecerán cerrados y el tren urbano que conecta las principales localidades del área metropolitana funciona con normalidad.

Los ríos La Plata, Blanco de Naguabo, Cibuco de Arecibo, el Río Grande de Loíza y el Río Fajardo se salieron de su cauce durante la pasada noche, aunque el Servicio Nacional de Meteorología no descarta que durante la tarde otros cursos fluviales sufran el mismo problema.

El gobernador Luis Fortuño anunció hoy en conferencia de prensa que a lo largo de la jornada firmará una petición para la declaración de emergencia en la isla con el objetivo de recibir ayudas federales.

El jefe del Ejecutivo dijo que los daños a la agricultura serán cuantiosos y pidió a los trabajadores agrícolas que contacten con la Corporación de Servicios Agrícolas.

El Gobierno decretó día libre para sus funcionarios para evitar posibles accidentes de circulación, medida a la que se sumaron la Universidad de Puerto Rico, el resto del sistema educativo y la gran mayoría de las grandes empresas de la isla caribeña.