Paraguay pidió hoy en la cumbre Río+20 un cambio en el modelo económico mundial y soberanía sobre los recursos naturales para que los países pobres puedan alcanzar el desarrollo sostenible.

"Abogamos por una integración energética solidaria basada en la soberanía de los recursos naturales en nuestros países y por una transferencia de tecnologías limpias que contribuyan al desarrollo de nuestros pueblos", manifestó el canciller paraguayo, Jorge Lara Castro, al intervenir en la primera sesión plenaria de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible Río+20.

Paraguay fue el primer país latinoamericano en intervenir en al cumbre inaugurada hoy por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Lara culpó al modelo económico actual de la crisis mundial porque, dijo, "no ha dado prioridad a la vida y la naturaleza sino a los mercados".

"Los problemas sociales y ambientales a nivel global se han agudizado; los pueblos de nuestra región demandan un desarrollo que permita el acceso a una vida digna para todos", agregó.

El canciller representa en la cumbre al presidente paraguayo, Fernando Lugo, quien este martes desistió de participar en la Río+20 por el enfrentamiento armado entre policías y campesinos que causó la muerte a 17 personas el viernes pasado durante el desalojo de una hacienda ocupada por los campesinos "sin tierra".

"La naturaleza no puede ser tratada como una mercancía sometida a las leyes del mercado o como una oportunidad de negocios. Los acuerdos internacionales y las políticas públicas deben proteger los recursos naturales y su uso sustentable", insistió el ministro.

Lara dijo que Suramérica tiene "grandes recursos naturales estratégicos" y es "una de la principales fuentes proveedoras de alimentos y materias primas para todo el mundo", pero el modelo económico predominante "ha dado prioridad las necesidades del mercado internacional frente a las necesidades alimentarias de nuestros pueblos".

"Suramérica abastece al mundo pero gran parte de la población, sufre, pasa hambre y vive en condiciones de extrema pobreza", expresó el canciller.

El ministro subrayó que la región está ante "el desafío de la concreción histórica que involucra la recuperación soberana de los recursos naturales y energéticos para avanzar hacía la soberanía".