La eurozona está en una suave recesión, con una economía que se contraerá un 0,3 % en 2012, pero se vislumbra una ligera recuperación en el horizonte a partir del tercer trimestre del año para anotarse un avance del 1 % en 2013.

En el conjunto de la UE, el PIB se estancará este año, al registrar un crecimiento nulo, pero en 2013 la economía europea crecerá un 1,3 %, según las previsiones de primavera que la Comisión Europea ha publicado hoy para los veintisiete países miembros.

Las previsiones del Ejecutivo comunitario confirman las perspectivas intermedias para la eurozona y la UE durante 2012 publicadas en febrero pasado, pero revisan a la baja las de otoño, cuando la Comisión Europea todavía preveía un crecimiento del 0,5 % para los 17 países del euro y del 0,6 % para el conjunto del bloque.

No obstante, la Comisión Europea revisa a la baja las previsiones que había hecho para 2013, cuando dijo que la eurozona iba a crecer un 1,3 % y la UE un 1,5 %.

En este contexto, el empleo se contraerá un 0,2 % en la UE y un 0,5 % en la zona euro en 2012, pero el regreso al crecimiento previsto debería conducir gradualmente a una mejora en los mercados laborales durante 2013.

Así, el desempleo permanecerá en niveles altos durante 2012 y 2013, tanto en la eurozona como en la UE, al registrar un 11,0 % en los países de la moneda común y un 10,3 % en los veintisiete en ambos ejercicios.

El esfuerzo de la consolidación fiscal producirá resultados, según la Comisión Europea, dado que los déficit públicos bajarán del 4,1 % del PIB al 3,2 % este año y al 2,9 % en 2013 en la zona euro y del 4,5 % al 3,6 % y al 3,3 %, respectivamente, en la UE.

No obstante, dado que las previsiones se basan en la asunción de políticas sin cambios en los Estados miembros, no se tiene en cuenta el impacto que tendrán medidas de ajustes y reformas estructurales actuales y futuras en los datos de los países miembros en 2013.

Mientras los países miembros de la UE reducirán en conjunto el déficit, el nivel de la deuda aumentará al 91,8 % del PIB en la eurozona durante 2012 y al 92,6 % en 2013, y subirá al 86,2 % y al 87,2 % en la Unión, respectivamente.

La inflación bajará al 2,4 % este año en la eurozona y al 1,8 % el próximo, mientras que en la UE caerá hasta el 2,6 % y al 1,9 %, respectivamente.

Las diferencias entre los Estados miembros se mantienen notables.

Después de un primer trimestre plano, la economía alemana avanzará a lo largo del año hasta registrar una subida del PIB del 0,7 % en 2012 y del 1,7 % en 2013.

Francia avanzará un 0,5 % y un 1,3 %, mientras que el PIB de Italia registrará una contracción del 1,4 % en 2012 y un ligero crecimiento del 0,4 % en 2013.

España permanecerá en recesión hasta finales de 2012 ya que todavía se enfrenta a "un ajuste incompleto del sector inmobiliario y en materia de competitividad exterior, un sector bancario frágil, una importante consolidación fiscal y un desempleo muy alto".

De hecho, la economía española experimentará una contracción del 1,8 % este año y un retroceso del 0,3 % el próximo.

La economía holandesa sufrirá un retroceso del 0,9 % en su PIB durante 2012, pero crecerá un 0,7 % en 2013.

Entre los países rescatados, el PIB de Grecia se contraerá un 4,7 % este año y permanecerá estancado (en el 0,0 %) en 2013.

Portugal sufrirá una contracción del 3,3 % este año, pero volverá a crecer, aunque solo ligeramente (un 0,3 %) en 2013

Por último, Irlanda está en una situación mejor, pues su economía avanzará un 0,5 % este año y un 1,9 % el próximo.