La compañía eléctrica alemana RWE anunció hoy el derribo de la central nuclear de Biblis, la primera planta que será destruida desde que el Bundestag (Parlamento) sancionara el pasado año el fin de la energía atómica en Alemania hasta 2022.

RWE informó de que en los estudios preliminares que ha llevado a cabo ha llegado a la conclusión de que el derribo total de la planta atómica es mejor solución que su sellado y que solicitará formalmente permiso a las autoridades para proceder a la destrucción total de sus edificios.

La central nuclear situada al sur del céntrico estado federado de Hesse cuenta con dos reactores, Biblis A y B, construidos en 1974 y 1976, que fueron desconectados de la red eléctrica poco después de la catástrofe nuclear de Fukushima, en Japón.

La compañía eléctrica señaló que presentará la solicitud formal de derribo en la segunda mitad del año y que hasta que esta no sea autorizada no decidirá definitivamente sobre la operación para destruir por completo la planta.

Aunque ha presentado una denuncia constitucional por el cierre adelantado de las plantas nucleares dictado por Berlín, RWE se adelanta con su decisión a los planes de las autoridades, que prevén iniciar los procesos de derribo o sellado de las plantas atómicas en 2016.