El Fondo Monetario Internacional (FMI) instó hoy a Alemania a "ayudar a encarar los desafíos de la euro zona" como principal economía de la región y aseguró que la economía germana repuntará en la segunda mitad del 2012.

"Hay que aprovechar la oportunidad para fortalecer en mayor medida el propio potencial de crecimiento y participar activamente en una articulación más clara de la arquitectura poscrisis de la Unión Económica y Monetaria, que ayude a restaurar la confianza del mercado", aseguró el FMI en su evaluación anual de la economía alemana.

Las últimas previsiones del Fondo sitúan el crecimiento de Alemania para 2012 en el 0,6 % y el 1,5 % para 2013, mientras que la eurozona en conjunto sufrirá una recesión del 0,3 %.

El Fondo destacó que como "la mayor economía de la eurozona, Alemania puede jugar un papel clave en encarar los desafíos planteados por la crisis".

Por ello, subrayó que "la necesaria puesta en práctica de ambiciosas agendas de reforma estructural en varios países de la zona euro deben ir complementadas por medidas pan-europeas".

Entre ellas, el organismo financiero internacional mencionó el uso de los fondos estructurales de la Unión Europea y aumentar la capacidad de préstamo del Banco de Inversiones Europeo.

"Además, la reducción de los desequilibrios de la zona euro deberían ser respaldados por un natural reequilibrio de la economía de Alemania", agregó.

De este modo, el FMI reitera sus llamados a Berlín a suavizar las estrictas medidas de ajustes impuestas a sus socios de la eurozona, y que están lastrando la recuperación económica de países bajo fuertes presiones financieras como Italia o España.

"El principal riesgo que afronta Alemania es una intensificación de la crisis de la zona euro, que se extienda directamente a través de los canales reales y financieros, e indirectamente mediante una desaceleración del sentimiento de los consumidores y los negocios", apuntó.

Como conclusión, el Fondo agregó que otras de las prioridades a corto plazo para Alemania son "afianzar la transición hacia un crecimiento guiado por la demanda doméstica y asegurar la estabilidad financiera".