Un ataque suicida en un mercado paquistaní cerca de la frontera afgana dejó 20 muertos el viernes, dijeron las autoridades, un día después que Estados Unidos dio a conocer cartas capturadas en el refugio de Osama bin Laden que censuró a los milicianos paquistaníes por matar a demasiados civiles.

Cinco de los muertos en la explosión en la zona tribal de Bajur eran miembros locales de las fuerzas de seguridad, incluso uno que había recibido una condecoración por valor en la lucha contra los milicianos islamistas, dijo el administrador del gobierno Abdul Haseeb. Los otros eran peatones. Más de 40 personas resultaron heridas, mayormente civiles.

El atacante suicida, que se cree tendría de 15 a 16 años, detonó sus explosivos al acercarse a un control de seguridad cerca del mercado en el pueblo de Khar, dijo Haseeb. El ataque ocurrió cuando los residentes se dirigían a sus trabajos o llevaban a sus niños a la escuela. Los muertos incluyeron una mujer y varios niños de edad escolar.

La explosión dañó más de una docena de comercios, y cuadrillas de rescate buscaban entre los escombros para rescatar a posibles víctimas. El terreno frente al mercado estaba cubierto de sangre.

El vocero talibano Ahsanulá Ahsan se atribuyó responsabilidad por el ataque en un llamado telefónico a The Associated Press.

"Esto es venganza por la matanza de nuestro pueblo", afirmó Ahsan.

La rama paquistaní del Talibán, que lucha por el control de la región, ha dejado un tendal de miles de muertos y heridos desde el 2009, muchos de ellos civiles abatidos en mercados o mezquitas.

El jueves, Estados Unidos dio a conocer 17 cartas capturadas en el complejo de bin Laden por comandos militares que lo mataron hace un año.

Dos altos líderes de al-Qaida escribieron una carta el jefe talibano paquistaní, Hakimula Mehsud, en diciembre del 2010, criticando al grupo por lanzar ataques en mercados, mezquitas y otros lugares que matan a musulmanes inocentes. Acusó al grupo por cometer "claros errores legales y religiosos que podrían resultar en un desvío negativo del sendero del movimiento yihadista en Pakistán".

Las acciones del grupo también "son contrarias a los objetivos de yihad y a nuestros esfuerzos", dijo la carta, escrita por Abu Yahya al-Libi y un jefe miliciano identificado como Atiyatula.