Un ex jefe de la KGB ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en la provincia separatista de Osetia del Sur, que se ubica dentro de Georgia.

Al concluir el escrutinio, Leonid Tibilov obtuvo 54.1% de los votos, señaló la secretaria de la Comisión Electoral local, Bella Pliyeva.

El contrincante de Tibilov, el comisionado presidencial para los derechos humanos, David Sanakoyev, fue segundo con 42,6% de los sufragios y reconoció su derrota.

La provincia montañosa se separó de Georgia mediante una guerra librada a principios de la década de 1990.

El agravamiento de las tensiones entre Georgia y los separatistas prorrusos desató la guerra de agosto de 2008 en la que las fuerzas rusas derrotaron a las de Georgia en cinco días de combates.

Sólo un grupo reducido de países siguió a Rusia en el reconocimiento de la independencia de Osetia del Sur.

Debido al bloqueo que le impuso Georgia y la mala administración de la generosa asistencia de Rusia, la economía local se encuentra en dificultades, con pobreza generalizada y desempleo en gran escala. Osetia del Sur tiene 50.000 habitantes.

Los detractores acusan al gobierno del ex presidente Eduard Kokoity de malversar las donaciones rusas mientras miles de surosetios continúan viviendo en casas medio destruidas y edificios de apartamentos que carecen de suministro regular de agua y electricidad.

En noviembre, la república realizó un primer intento para elegir un nuevo presidente. La ex ministra de Educación y activista contra la corrupción Alla Dzhioyeva al parecer había derrotado al contricante que era apoyado el Kremlin y el ex presidente local.

Sin embargo, los resultados fueron impugnados y un tribunal local ordenó una nueva elección pero se prohibió a Dzhioyeva postularse de nuevo. Tibilov había ganado en marzo la primera ronda de los nuevos comicios con 40% de los votos.