Como consecuencia del conflicto armado colombiano, en 2011 casi 260.000 personas fueron desplazadas de sus tierras, con lo que en los últimos 26 años el número de desarraigados en el país llegó casi a 5,5 millones, informó el lunes una organización no gubernamental especializada en el tema.

La Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento explicó en su informe anual que el desplazamiento en 2011 obedeció "al despliegue de combates centrados en la estrategia de persecución a líderes significativos de la guerrilla, así como (a) la disputa por el control de territorios estratégicos en la economía legal o ilegalizada".

Los desplazados en Colombia el año pasado fueron 259.146 y desde el 1 de enero de 1985 hasta el 31 de diciembre de 2011 la cifra se situó en 5.445.406. El gobierno, sin embargo, ha dicho que entre enero de 1997 y octubre de 2011 los desplazados llegaron casi a los cuatro millones.

Según el informe divulgado en la sede de la Consultoría, cerca del centro de Bogotá, el departamento con mayor número de desplazados en 2011 fue Antioquia --en el noroeste-- con 64.043, seguido de Nariño (28.694) y Cauca (19.549), ambos en el suroeste del país.

"Señalar quién es el responsable de esta situación no se puede decir (con precisión)... pero sí sabemos que sí hay responsabilidad importante de las FARC, responsabilidad de bandas que nosotros llamamos herederos del paramilitarismo... y también, obviamente, de fuerzas del Estado", explicó a los periodistas Marco Romero, director de la organización.

Aunque la mencionada entidad no gubernamental dijo no tener la cifra de los colombianos que actualmente sufren el desplazamiento, insistió en que la mayoría de los más de cinco millones de desplazados de los últimos 26 años aún deben considerarse como tal porque "los retornos exitosos a sus tierras (durante este tiempo) han sido mínimos".

En concepto de Romero, si bien la cifra de desplazados en 2011 disminuyó en 30.000 respecto del año inmediatamente anterior "tener más de 200.000 desplazados en un momento que el país está discutiendo una ley de víctimas es sumamente grave. Es decir, el mensaje de fondo de este informe es: la negociación de una ley de víctimas en medio de un conflicto ha llevado a que se mantenga un episodio de crisis humanitaria... y una continuidad del desplazamiento".

En junio de 2011, el presidente Juan Manuel Santos sancionó la Ley de Víctimas con la que se pretende el resarcimiento de por lo menos cuatro millones de personas, la mayoría desplazadas, que han sido afectadas por la violencia que por décadas ha azotado a este país andino.

Dentro de la lucha contra las guerrillas, la Consultoría puso como ejemplo de desplazamiento los bombardeos que se produjeron durante el operativo militar que terminó en noviembre de 2011 con la muerte de Alfonso Cano, entonces máximo jefe de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.