Argentina volvió a quedar entre los cuatro mejores equipos en la disputa de la Copa Davis para renovar el sueño de buscar su primera ensaladera de plata en su quinto intento, pero antes de llegar a la final deberá superar a la poderosa República Checa, que avanzó a su tercera semifinal en cuatro años.

Los otros dos aspirantes son Estados Unidos y España, cinco veces campeón del máximo torneo de tenis por equipos.

En su condición de local, Argentina coronó su triunfo cuando Juan Martín del Potro, décimo en el escalafón del mundo, venció el domingo a Marin Cilic por cifras contundentes: 6-1, 6-2, 6-1, para avanzar a las semifinales donde se las verá ante República Checa, que eliminó a Serbia.

El triunfo de del Potro dio a los sudamericanos una ventaja irremontable de 3-1 e hizo irrelevante el partido final en el que Juan Mónaco derrotó por 6-1, 6-1 a Antonio Veic, por lo cual los argentinos se impusieron en definitiva 4-1.

Argentina, que llega a semifinales por tercera vez consecutiva, había arrancado mal el duelo cuando David Nalbandian perdió el viernes ante Cilic pero después se recuperó con un triunfo de del Potro sobre Ivo Karlovic en los sencillos del viernes. Un día después, Nalbandian-Eduardo Schwanck vencieron en dobles a Cilic-Karlovic.

Los dos rivales en el encuentro que resultó decisivo llegaron con sus energías menguadas: Del Potro tuvo el viernes alergia, vómitos y un malestar estomacal, mientras Cilic llegó con el peso de haber jugado poco más de diez horas en dos días.

"Me costó mucho salir a la cancha pero el equipo me ayudó", dijo el argentino. "Es algo hermoso este momento".

Por su parte en Praga, los checos liquidaron el pleito con Serbia venciendo en dos finales electrizantes los partidos individuales del domingo para ganar la serie 4-1.

Tomas Berdych derrotó a Janko Tipsarevic 7-6 (6), 7-6 (6), 7-6 (7), teniendo que ir a desempate en cada set, y Lukas Rosol venció a Viktor Troicki 7-6 (5), 7-5.

"Estoy realmente agradecido por la victoria", dijo Berdych, que mejoró su foja a 19-11 en individuales en la Davis al vengar la derrota ante Serbia por 3-2 en las semifinales del 2010. Pero todavía tiene foja negativa de 3-4 contra Tipsarevic.

Otro local que ganó fue España, gracias a los triunfos de sus dos singlistas el domingo. David Ferrer le ganó al austríaco Jurgen Melzer 7-5, 6-3, 6-3 con lo que dio a España una ventaja de 3-1 en la serie a cinco encuentros. Posteriormente Nicolás Almagro superó a Alexander Peya 7-5, 7-5 para completar la victoria española por 4-1.

Fue la victoria consecutiva número 23 como local para España, que queda en el segundo lugar en la lista de todos los tiempos en victorias consecutivas en casa detrás del récord de 28 que tiene Italia. España ha ganado cinco veces la Copa Davis.

El capitán español Alex Corretja se manifestó satisfecho de enfrentar a Estados Unidos. "Es una gran noticia puesto que jugaremos en casa frente a nuestros partidarios", comentó. "Ahora tenemos cuatro o cinco meses para que nuestros muchachos se preparen".

Francia fue el único local que no pudo ganar cuando cayó ante Estados Unidos por 3-2.

Los estadounidenses se aseguraron el pase a semifinales cuando John Isner se impuso el domingo al francés Jo-Wilfried Tsonga por 6-3, 7-6 (4) 5-7, 6-3.

Con esa victoria, los estadounidenses obtuvieron una ventaja decisiva y en el último encuentro, que resultó irrelevante, el francés Gilles Simon derrotó a Ryan Harrison, de 19 años, por 6-2, 6-3.

"Yo estaba disfrutando del momento", afirmó Isner. "Es muy divertido estar jugando allí con ese gran público. No me sentí frustrado nunca, solo traté de hacer mi juego. El segundo set pudo haber sido para cualquiera de los dos.