Cientos de inmigrantes y sus defensores se disponen a congregarse en la Cámara de Representantes de Massachusetts para promover su causa ante los legisladores estatales, en momentos en que la legislatura elabora propuestas para el presupuesto del año fiscal que comienza en julio.

Se anticipa que más de 500 personas se reunirán el lunes en el Auditorio Gardner para pedir a los legisladores estatales que rechacen las leyes antiinmigratorias y las enmiendas que, según dicen, dividirán las comunidades, estimularán la desconfianza hacia la policía y perjudicarán la recuperación económica del estado, dijo Eva Millona, directora ejecutiva de la Coalición en Defensa de los Inmigrantes y Refugiados de Massachusetts. El grupo organizó el acto al que proclamaron Día del Inmigrante.

Tienen previsto hablar durante el acto la defensora de los consumidores Elizabeth Warren y su rival en la búsqueda de la candidatura del Partido Demócrata el Senado nacional, Marissa DeFranco. El senador republicano Scott Brown no respondió inmediatamente a una invitación.

Massachusetts es uno de los destinos principales de la nación para los inmigrantes y está séptimo entre los estados con extranjeros residentes permanentes, según el Departamento de Seguridad Nacional, organismo federal.

Los inmigrantes, refugiados y sus promotores para integrarlos a la sociedad estadounidense temen que algunos legisladores aprovechen sus intervenciones en el debate sobre el presupuesto para hacer aprobar apresuradamente leyes perjudiciales a los intereses de los residentes nacidos en el exterior.

Estas incluyen un mandato para que más empleadores del estado usen la base de datos federal en línea E-Verify para controlar la situación inmigratoria de los nuevos empleados, como también para obligar a las comunidades a participar en un programa federal de cumplimiento de las normas inmigratorias, Secure Communities, que usa huellas dactilares recopiladas en prisiones locales para identificar a los inmigrantes sin documentación legal que han sido arrestados, precisó Millona.

"E-Verify es un sistema electrónico que impone fuertes costos a pequeños negocios ya que con frecuencia identifica erróneamente a trabajadores como que no estuvieran autorizados", agregó.