El titular de la arquidiócesis católica de Nueva York enfrenta un desafío a su posición sobre los derechos de los homosexuales, con la renuncia de un directivo juvenil que dice estar "harto" de la actitud del cardenal Timothy Dolan.

Joseph Amodeo dijo a The Associated Press el sábado que renunció como directivo de la junta juvenil de Caridades Católicas al no recibir respuesta del prelado a un "pedido de ayuda" para jóvenes sin techo que no son heterosexuales. La junta supervisa proyectos de ayuda a jóvenes de bajos ingresos.

"Como persona que cree en el mensaje de amor contenido en las enseñanzas de Cristo, me parece desalentador que un hombre de Dios se niegue a extender la ayuda pastoral a esos jóvenes", dijo Amodeo en su carta a la organización caritativa el martes.

Mensajes telefónicos y por correo electrónico de la AP en busca de comentarios de la arquidiócesis no recibieron respuesta el sábado.

El conflicto comenzó cuando Carl Siciliano, fundador del Centro Ali Forney para jóvenes gay, lesbianas, bisexuales y transgénero escribió en carta a Dolan que su "voz fuerte y estridente contra la aceptación de la gente LGBT" genera "un clima en que los padres se vuelven contra sus hijos".

"Cuando los jóvenes encuentran el valor y la integridad para ser honestos acerca de quiénes son a edades tempranas, centenares de miles están siendo expulsados de sus hogares y forzados a sobrevivir solos en las calles por padres que no pueden aceptar tener un hijo homosexual", escribió Siciliano en su carta, enviada la semana pasada.

Siciliano, que es católico, dijo que padres que son fuertemente religiosos tienden más a rechazar a hijos que son homosexuales, bisexuales o transgénero. De los jóvenes desamparados en el país, hasta 40% son LGBT, muestran estudios.

Dolan respondió en una carta a Siciliano el 28 de marzo.

"Que usted haga las acusaciones e insinuaciones que hace en su carta basado en mi adhesión al magisterio de la Iglesia no solamente es injusto, sino también incendiario", escribió Dolan. "Ni yo ni nadie en la Iglesia toleraríamos odio ni prejuicios contra ninguno de los hijos del Señor".

Ante esa respuesta Amodeo renunció.

La arquidiócesis católica de Nueva York es la más grande del país.